sábado, 30 de julio de 2011

¿qué sistema inalámbrico elegir?

Ya lo decía Galileo; No te compres un micro VHF sino un UHF.

De unos años a ahora he cambiado mi respuesta cuando alguien me pide consejo para comprar un inalámbrico. Antes tenías que gastarte seiscientos euros si querías un mínimo de fiabilidad.

En la Pai primero teníamos unos que emitían en VHF y era una locura conseguir que funcionasen. A raíz de un curso que hice sobre microfonía inalámbrica decidí construir unas antenas a medida de la frecuencia que usábamos y con plano de tierra. En definitiva, unos armatostes considerables que mejoraron la recepción de los micros... pero también de toda la "incipiente telefonía circundante". Recuerdo una actuación de en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, en la fiesta de carnaval infantil, en la que no pudimos utilizar ni uno sólo de nuestros cinco micrófonos.


Llegó el día en el que nos liamos la manta a la cabeza y nos hicimos con ocho extraordinarios Sennheiser. Son UHF y además muy resistentes. Tienen una calidad extraordinaria, pero eran caros. Son los que utilizamos en general en nuestros espectáculos de calle, como en "Arte Bailón" que funcionan unos cuantos a la vez.

De unos años a ahora han bajado los precios de otras marcas y modelos que utilizan una tecnología fiable. Nosotros tenemos otros dos micrófonos más de "marca blanca" que cuestan la quinta parte, construidos en plástico en vez de metal pero con los que he llegado a hacer sonar mi acordeón a setenta metros de los receptores sin pérdida de señal. 



Son los que utilizo para sonorizar el acordeón y para mi voz en "en la lengua floja" y en "debajo un telón" sin ningún problema.

Los micrófonos caros tienen más opciones en menús digitales donde normalmente los no entendidos se pierden y los tienen generalmente mal configurados. Si haces funcionar varios sistemas a la vez es muy importante no cambiar las frecuencias en las que trabajan. Puedes cambiar los canales, pero no las frecuencias, ya que cada receptor también emite en frecuencias secundarias, terciarias y cuaternarias y es fácil que interfieran en el receptor contíguo. De fábrica vienen ajustados los canales en grupos de frecuencias que no interfieren entre ellas y que es mejor no tocar. Los baratos fiables tienen pocas opciones de ajuste (normalmente cambio de canal y ajuste de ganancia) y son más sencillos de manejar cumpliendo muy dignamente su papel. Recuerda lo fundamental que es tener la cápsula bien colocada.



Resumiendo, por unos cien euros puedes hacerte con un conjunto de emisor-receptor UHF, que sea siempre UHF, pero que no te falle y sencillo de ajustar. La diferencia de calidad seguramente te va a resultar inapreciable. Luego le pones la cápsula que tú quieras y a correr... Pero si andas suelto de presupuesto y de conocimientos podrás sacar partido a un buen equipo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario