miércoles, 6 de julio de 2011

Equipo mínimo para refuerzo de voz


Pitágoras sostenía que todas las cosas son números, y yo sostengo que cuantas menos... mejor.

En algunas ocasiones he necesitado un pequeño, muy pequeño, refuerzo de sonido para la voz y por distintas circunstancias tenía que ser lo más transportable posible. Desde hace un tiempo tenemos un equipo súper-portátil para interiores.

Se trata de un micrófono inalámbrico con cápsula de solapa cardioide (direccional) o bien una minúscula cápsula omnidireccional oculta en las gafas. El receptor se conecta directamente a unos pequeños (pero potentes) altavoces de ordenador (bose companion 2) y a hablar durante tres funciones seguidas...

La clave está en estos elementos:
  • Un cable que duplique la salida mono del receptor a los dos canales estéreo de los altavoces.
  • Un prolongador de 20m de cable para separar bastante los altavoces entre ellos y poder colocar uno a cada lado del auditorio.
  • Haber probado muchas cápsulas diferentes para elegir la que acústicamente mejor se adapte a la respuesta en frecuencia de los altavoces sin necesitar de ningún ecualizador ni mezclador.
A pesar de lo simple que parece el equipo te aseguro que suena realmente bien.


Este es el sistema que utilizamos en "Debajo un telón" cuando no actuamos en lugares bien equipados.

En otro momento escribiré sobre la importancia de colocar bien un micro.

2 comentarios:

  1. Muchas gracias, muy interesante.
    Un abrazo.
    (Estudiaremos opciones ;)

    ResponderEliminar
  2. Estupendo el blog, te pediré consejo para compras y experimentos. Besos grandes.
    Magda

    ResponderEliminar